Criterios de un departamento lujoso

En una sociedad que ha cambiado drásticamente, con personas que se trasladan de la calle y los lugares de trabajo a la comodidad de sus propios hogares, el concepto de invertir en bienes raíces a largo plazo es cada vez más atractivo. Pero, más que un concepto de negocio, en la actualidad ha contribuido a que muchas personas con poder adquisitivo se den cuenta de que no hay lugar como el hogar, por eso es tan viable comprar departamentos de lujo en Edgar Allan Poe 327, no sólo por su excelente rendimiento, sino porque son un tipo de vivienda que ganará una mayor plusvalía con el paso del tiempo.

Hoy en día, muchas personas, sobre todo solteros y jóvenes, están interesadas en comprar su primera vivienda. Sí, el mundo ha cambiado con el tiempo, y lo ha hecho de forma espectacular. La generación de nuestros padres y abuelos no creció en un mundo en el que tenían un poder adquisitivo envidiable y en el que la competencia para salir adelante no era tan dura como ahora. Sin embargo, para los triunfadores como usted, que tienen una visión y un impulso de expansión, existen muchos caminos para el éxito; todo lo que tiene que hacer es establecer un objetivo y confiar su proyecto en buenas manos.


¿Qué requisitos debe tener un departamento lujoso?

Existen numerosos proyectos inmobiliarios que prometen la perfección, pero sólo unos pocos están realmente diseñados para ofrecer toda la sofisticación que exigen los inquilinos. Entonces, ¿cómo podría una inmobiliaria declarar absolutamente que sus viviendas son lujosas? Sin duda, el departamento en cuestión debe reunir una serie de condiciones para ser habitable, de forma que parezca que se vive en un castillo. En general, esta forma de producto de inversión está orientada a empresarios, emprendedores, altos ejecutivos, grandes representantes de empresas y diplomáticos, pero también puede ser una opción viable para usted, que aún está creciendo.

Ubicación

Los compradores con ojo avizor, que no se conforman con la mediocridad y quieren vivir la vida al máximo, dan importancia a la ubicación del complejo residencial. ¿El departamento se encuentra en una ubicación decente y es de fácil acceso? Esto es algo que debe tener en cuenta antes de firmar un acuerdo de compra. Un departamento de lujo debe estar situado en un lugar destacado y con fácil acceso a los servicios esenciales; la propiedad puede ser magnífica, pero los espacios comunes y el sector pueden no estar a la altura de este nivel de perfección.

Acabados

El trabajo gris o las baldosas más baratas compradas a granel por el constructor para satisfacer la necesidad de crear un revestimiento para el suelo no tienen cabida aquí. Los departamentos que buscan ser lujosos deben utilizar sólo los mejores materiales, y su aplicación en cada idea de diseño debe representar el objetivo del proyecto; si promete ser lujoso, todo debe ser impecable, con un aspecto perfecto. 

Espacio

Sí, existen departamentos lujosos más pequeños, pero la premisa de lujo no reside en vivir en una caja de cerillos, sino en tener las dimensiones exactas para que tenga el espacio suficiente para hacer lo que quiera con él, sin tener que preocuparse por tener que mandar a hacer muebles a medida para que encajen bien y no malgastar su dinero. Unos buenos metros cuadrados nunca están de más, y sin duda lo agradecerá cuando se despierte cada mañana en un dormitorio que parece más una suite de hotel por sus dimensiones y, además, pueda decorarlo a su gusto; o cuando reciba a sus invitados en la cocina, que incorpora todos los elementos necesarios para facilitar el movimiento.

Amenidades

Aparte del patio, la terraza y el resto de las comodidades interiores, debe pensar en lo que el proyecto le ofrece en términos de una gran calidad de vida, tales como una ludoteca, una biblioteca "todo en uno", una piscina, una pista de hielo, gimnasios especializados, un espacio de oficina en casa, un spa privado, una sala de juegos, una parrilla lounge, Internet de alta velocidad en áreas comunes, un jardín urbano y una zona de relajación.


¿Qué es un Penthouse?

Un penthouse es un espacio habitable reservado a unos cuantos debido a su elevado precio y a los atributos que lo distinguen de otras opciones, el cual se convierte en una inversión segura en el mercado del lujo. Es un espacio que se sitúa en la parte superior de una estructura, que proporciona más lujo, vistas panorámicas que se pueden disfrutar desde enormes terrazas, un mayor número de instalaciones y superficie, y en ocasiones puede abarcar el piso completo.


¿Dónde surgen?

Esta tendencia comenzó en Estados Unidos en la década de 1920, cuando los ricos los adaptaron a sus necesidades. Sin embargo, no se popularizaron, e incluso en la década de 1980 eran poco atractivos; el nivel superior se dedicaba principalmente a un gimnasio, estudios o instalaciones de servicio. Los promotores vieron el enorme potencial y la posibilidad de añadir valor a lo que ya tenían y fue en la década de 2000 que se reconstruyeron los pisos más altos para ofrecer un penthouse a la clientela más exigente.

¿Qué los hace tan especiales?

El valor de quien lo posee en términos de arquitectura, diseño y valor monetario. Es la unidad más valiosa de la estructura, así como la mejor de su clase. Están destinados a satisfacer las demandas de las personas que desean un mayor espacio para el personal y los visitantes, así como una variedad de entornos, privacidad y lujosas instalaciones. Un pequeño porcentaje del mercado inmobiliario de lujo está dispuesto a pagar millones por un penthouse.

Se encuentran en el último nivel, con una vista panorámica de una gran ciudad o un escenario natural, una amplia terraza y un techo más alto que da la sensación de inmensidad, permitiendo que la luz atraviese hasta los rincones.

¿Por qué comprar un penthouse?

La grandeza de poseer uno es inigualable, y sin duda puede considerarse un trofeo y un símbolo de estatus, pero va más allá. Invertir en una propiedad de este tipo produce un retorno más rápido en el mercado del lujo, ya que se revalorizan a un ritmo mayor que los apartamentos convencionales.